Características de la vestimenta de los otomíes: tradiciones, historia y características de sus trajes típicos

Te invitamos a conocer la vestimenta de los otomíes y sus interesantes características.

Los otomí (otomíes) son un grupo indígena que se asentó en una zona del centro de México, más específicamente, en un territorio no continuo que cubre el norte de Guanajuato, el este de Michoacán y el sureste de Tlaxcala.

Hoy en día, la mayor parte de esta etnia está localizada en los estados Hidalgo, México y Querétaro.

Estas tribus tenían costumbres sedentarias y buenas relaciones con otros grupos indígenas adyacentes, como los olmecas.

Las comunidades otomíes tienen varios lenguajes o dialectos, algunos originados del idioma nativo americano de los pieles rojas del norte.

La variedad de idiomas internos hace que a veces sea difícil la comunicación entre miembros de la misma etnia, pero que habitan en zonas geográficas lejanas.

Además del idioma, los otomíes se destacan por la belleza de su ropa típica, sobre la cual vamos a hablar en los próximos párrafos:

¿Cómo es la vestimenta otomí de las mujeres y los hombres?

A continuación vamos ver las características de los atuendos femeninos y masculinos de la raza otomí.

La vestimenta de las mujeres otomí  La vestimenta de los hombres otomí  
* Una de las piezas principales es una falda con dos capas, que llega casi hasta los tobillos. El nombre de esta prenda es “chicuete”.  
* Los colores de la falda van variando según la región geográfica en la que se encuentre la comunidad respectiva. Los más usados son el negro, el azul o el rojo.  
* La falda posee bordados de su mismo color y puede tener una cinta transversal de encaje a la altura del muslo.  
* En la parte superior, se usa una blusa elaborada en manta, cuyo cuello es generalmente alto. Esta prenda también lleva muchos bordados con motivos vegetales o animales.  
* El color de los bordados suele ser el mismo de la blusa, aunque también se permiten los bordados de colores.  
* Alrededor del cuello de la camisa se puede cocer una cinta unicolor, o se puede colgar una bufanda de color sólido.  
* Un sombrero de palma es un complemento muy utilizado, sobre todo en la parte norte del estado de México.  
* Estos sombreros eran adornados con cintas de colores muy largas que caían desde sus alas y unos arreglos florales en la corona.  
* El cabello de las mujeres se arreglaba con 2 trenzas entrelazadas con un listón de una tonalidad fuerte.    
* El hombre de la cultura otomí se pone una camisa elaborada de manta, la cual presenta una serie de bordados. Se trata de una vestimenta ideal para las fiestas y bailes.  
* Los bordados de la camisa son de su mismo color y van, generalmente, a los costados y en los puños de las mangas.  
* Cuando la temperatura es muy fría, los hombres se ponen unos gabanes, cuyos colores y diseños pueden ser muy abundantes. Esto contrasta con los gabanes de los viejos tiempos, que se hacían en blanco y azul.  
* Se utiliza un pantalón blanco de algodón  (como en varios países centroamericanos), el cual lleva finos bordados florales a los lados de las mangas.  
* En la cintura se coloca una falda de color rojo y en el cuello un pañuelo atado del mismo color.  
* En la cabeza se coloca un sombrero de palma, adornado con una cinta de color rojo.  
* En tiempos remotos, el peinado de los hombres jóvenes otomí consistía en raparse todo el cabello, pero dejando unos mechones en zona de la nuca. A este corte de pelo se le llamaba “piochtli”.  
* El peinado antiguo de los hombres maduros otomíes consistía en tener el cabello muy corto hasta la media cabeza, en el resto de la misma se lucia el cabello largo. A esto lo denominaban “piocheque”.  
* Hoy en día no hay reglas en cuanto al cabello, aunque hay muchos jóvenes y adultos que siguen teniendo gusto por los peinados antiguos.  
* Uno de los accesorios de este traje, es el bolso bordado que se usaba a un lado de la cintura, cruzando la correa sobre el pecho.  
* Otro accesorio importante era el manto de lana gruesa que se plegaba y se colocaba en uno de los hombros.  
* El calzado eran, normalmente, las sandalias de cuero.  

Los peinados de las mujeres otomíes

Las mujeres otomíes valoran mucho su apariencia física y, en este sentido, el cuidado de sus cabellos es muy importante.

Los peinados otomíes representa la edad de quien los usa, así, por ejemplo, tenemos que las mujeres más jóvenes usan trenzas entrelazadas con un listón del color que prefieran.

Estas chicas también pueden arreglar su pelo con una cola de caballo adornada con una cinta de vivos colores.

Por su lado, las mujeres mayores tienen la tendencia de usar moños amarrados con cintas multicolores. También pueden trenzar sus cabellos usando un listón, según la tradición.

La religión y creencias de los otomíes

Entre los otomíes, la familia es muy importante, así como también los nexos interfamiliares, es decir, los que unen a unas familias con otras.

Una manera de hacer esto, es a través de la figura de padrinazgo, en la que los adultos de una familia se convierten en los padrinos del hijo de otra.

Cuando se establece esta relación de padrinazgo, se crean unos vínculos muy fuertes entre los padres del ahijado y sus padrinos, los cuales derivan en una serie de responsabilidades y rituales que deben ser cumplidos.

En cuanto a la religión otomí, inicialmente, y como pasaba en otras civilizaciones antiguas como la de los incas en Perú,  tenían sus propios dioses, entre los que destacaban el sol y la luna. Con el paso del tiempo han sido integrados a la religión católica y actualmente la mayoría de la población es católica romana, aunque con toques de las creencias antiguas.

Hay que señalar

La economía de los otomíes

La economía de la cultura otomí

Las actividades más esenciales para los otomíes son la cría de ganado y la agricultura.

Los productos agrícolas más populares son: el maíz, los frijoles y la calabaza. También está el maguey, el cual es un producto autóctono que sirve para muchas cosas.

Esta civilización practica la tala y quema de árboles para adaptar las tierras a sus cultivos. Luego emplean métodos tradicionales para hacer las siembras.

Existe un sector menos ortodoxo dentro de la comunidad otomí que prefiere dedicarse a los cultivos que pueden posicionarse mejor en el mercado, como el trigo y la cebada, que siembran utilizando el arado y los bueyes.

En lo que respecta a la cría de animales, los otomíes tienen experiencia con las ovejas, cabras, pollos, pavos y cerdos.

Así como los indígenas caribeños, estas comunidades eran maestras en la navegación de los ríos, a través de los cuales lograban entrar en el mercado pesquero y al intercambio de productos como la artesanía otomí, textiles, etc.

La vivienda y las artes manuales de los otomíes

La vivienda de los otomíes varía mucho en estilo y características.

Existen las aldeas centrales, en las que se alojan varias familias que comparten la misma extensión de tierra para el cultivo.

Por otro lado, están las viviendas disgregadas, en las que cada grupo familiar posee sus propias tierras y construcciones.

En cuanto a los objetos más producidos dentro de las manualidades y artesanía de los otomíes, destacan el hilado, el tejido, la alfarería, elaboración de cestas, elaboración de cuerdas, etc.