¿Cómo se vestían los españoles que llegaron a Hispanoamérica?

¿Alguna vez te has preguntado cómo era la ropa de antes? ¿Sabes algo de la vestimenta de la época colonial? Pues, con nosotros vas a averiguar cómo se vestían los españoles que llegaron  en el tiempo de la conquista.

Así como existían ciertos parámetros en la vestimenta de los indígenas venezolanos, mexicanos, peruanos, etc., de la misma manera los españoles antiguos tenían sus diferentes formas de vestir.

Entre los españoles conquistadores también existían las jerarquías y los grupos internos, que se distinguían por las diversas características presentes en su vestuario.

Tenemos que, durante la culminación del siglo XV, la Corona de Castilla da su visto bueno a la aventura de navegar por el Océano Atlántico hacia el oeste en un intento de expandir su reinado al buscar nuevas tierras, oro y especies.

La llegada de los españoles a las tierras de los indígenas latinoamericanos significó una sorpresa para ambas culturas, y las diferencias entre cómo se vestían los “indios” y los colonizadores fue una de esas sorpresas mutuas.

Los trajes españoles en América durante los tiempos de la conquista

Cómo se vestían los españoles en la conquista

En esta sección, vamos a ver las características sociales de la nueva España a través de la vestimenta de algunos personajes representativos de esa sociedad.

Vamos a empezar por los atuendos de combate, ya que los conquistadores utilizaron su poderío militar para imponer sus reglas y someter a los pobladores nativos para que obedecieran y se adaptaran a sus costumbres.

Luego vamos a hacer unas notas sobre la vestimenta típica española de estilo civil, tanto para mujeres como para hombres.

Es importante señalar que con el transcurrir de los años y los siglos, las comunidades indígenas fueron incorporando algunos elementos de las vestimentas españolas en sus propios atuendos típicos, naciendo así los que conocemos hoy en día como los trajes típicos de cada país.

Los capitanes y soldados españoles

En el traje de batalla de los capitanes podemos encontrar una cota de mallas recubierta de armadura de placas, medias o calcetines de seda, zapatos de cuero.

El soldado común llevaba un casco metálico que terminaba en puntas a ambos extremos, un escudo y la espada. También llevaba una cota de mallas recubierta en armadura y botas altas.

El traje del lancero español

El lancero usaba su casco con morrión, escudo, cota de mallas recubierta en armadura, calzón elaborado en terciopelo rojo y medias de lana.

Una característica muy generalizada en los combatientes españoles de todos los tipos es que, cuando la situación lo ameritaba, se ponían unos trajes acolchados que llegaban hasta las rodillas, con el fin de protegerse del ataque de las flechas.

A estos trajes acolchados se les denominaba “defensa de algodón” y en poco tiempo sustituyeron a las armaduras metálicas, que resultaban muy pesadas y entorpecían los movimientos.

Los soldados de más alto nivel también se colocaban capas de colores fuertes, mientras que en la cabeza se ponían gorras, boinas y sombreros ornamentados con plumas, medallas o joyeles.

En los eventos especiales, sacaban a relucir unas túnicas largas con abertura frontal, complementadas con prendas costosas como anillos, pulseras y cadenas de oro. Todo esto es lo que se conocía como la moda militar en el siglo XV.

La vestimenta de los frailes agustinos

En hábito de calle, utilizaban una veste negra con unas mangas muy amplias y largas. La cabeza se cubría con un capuchón.

La vestimenta de los frailes benedictinos

Estos monjes solían ponerse un hábito y un manto de color negro.

La vestimenta de los frailes franciscanos

Los franciscanos lucían un hábito marrón, apretado con una cuerda.

La vestimenta de los frailes cartujos

Estos representantes eclesiásticos llevaban un hábito y capuchón de color blanco

La vestimenta de los frailes capuchinos

Estos sacerdotes se vestían con un hábito marrón, una capa corta y un capuchón puntiagudo.

Las limitaciones y problemas de los trajes militares españoles de conquista

Es importante tomar en cuenta que durante los inicios de la conquista, no había mucha disposición por parte de la corona española en convertir a américa en una prioridad de tipo militar.

La mayoría de los soldados alistados eran parte de la población civil, que nunca habían usado uniformes en el pasado. Más aun, muchas de estas personas reclutadas tenían que pagar sus propios equipos y vestuarios.

Esto dio como resultado que sus uniformes carecieran de uniformidad y fueran obsoletos.

Por ejemplo, muchas armaduras eran del siglo XV y ya no se empleaban en Europa. Además, la mayoría de los colonizadores no tenían los recursos necesarios para adquirir un caballo y una armadura.

En cuanto a estas armaduras, eran demasiado pesadas y no tenían ninguna entrada de aire.

Las cotas, o mallas de cuero con trozos metálicos, generaban otro problema, porque se oxidaban muy rápidamente y dificultaban el desplazamiento a través de los intrincados terrenos del nuevo continente.

La vestimenta civil española del siglo XVIII

La vestimenta civil española

Durante esta etapa de la historia americana, las mujeres llegadas desde España fueron imponiendo una moda que se diseminó rápidamente por todos los rincones del continente suramericano, desde México hasta Argentina.

Al traje femenino colonial lo podemos clasificar en dos rubros:

La vestimenta femenina de corte

* Comienza a dominar el uso de la crinolina, lo que implicaba la expansión del invisible “miriñaque”, el cual era un armazón elaborado en percal y varillas metálicas.

* Los trajes eran de 2 piezas: Un saco con canesú que tenía las mangas esponjadas y puños muy altos con encajes en forma de embudos. La parte de abajo consistía en una falda doble y amplia. La sobrefalda quedaba semi abierta para que se notara el atractivo brocado que iba por debajo.

La vestimenta femenina de gala

Se parece mucho a los trajes de corte, con la salvedad de que los toques barrocos son más intensos y visibles, como los que se encuentran en las acampanadas mangas de tipo farol o en los puños con encajes esponjosos, por ejemplo.

La vestimenta masculina de corte y ciudad

¿Cómo se vestían los hombres en la independencia? Para el estilo de corte y ciudad, se usaba la golilla o gorguera en el traje y un jubón sin mangas que deja al descubierto las de la camisa.

Otros accesorios son el faldellín de brocado, las medias de seda y un calzado de cordobán con borlas de lana.

La evolución de la vestimenta española durante el siglo XVIII

La evolución de la vestimenta antigua española

Luego de la segunda parte del siglo XVIII, la ropa masculina española sufrió un cambio muy notable.

Durante el régimen de austeridad del monarca Felipe II, los trajes de color negro se convirtieron en una costumbre muy diseminada.  Estos trajes llevaban gorgueras o golas, las cuáles eran unas decoraciones de cartón forrados con telas blancas que escondían el cuello.

Otros accesorios que se pusieron de moda, fueron los sombreros de copa pequeña, los calcetines negros hechos en lana o algodón y los borceguís (zapatos de cuero muy cómodos elegantes).

En Europa, las vestimentas se dirigieron hacia un estilo sobrio, pero esta tendencia no fue seguida en la nueva España, es decir, en Latinoamérica.

Los conquistadores eran personas muy dadas a gastar dinero sin medida. Mientras que en España el rey impedía el uso de las medias de seda porque eran muy caras, en América esta tela era de uso común en muchas prendas utilizadas por la nobleza, los oficiales y hasta los criados.